Dos películas navarras participan en el festival ZINEBI de Bilbao

Los largometrajes documentales Bolante baten Historia (Historia de un volante) de Iñaki Alforja e Iban Toledo  y Matrioskas, las niñas de la guerra de Helena Bengoetxea se han presentado esta semana en en la 63ª edición del Festival Internacional de Cine Documental y Cortometraje de Bilbao – ZINEBI. En el caso de Historia de un volante, se prsentó el martes 16, y Matrioskas, el miércoles 17. Ambos filmes, dentro de la sección Bertoko begiradak – Miradas desde Euskadi.

Las dos películas han recibido ayudas Generazinema, otorgadas por la Dirección General de Cultura – Premio Príncipe de Viana para la realización de acciones de promoción y difusión de películas del sector audiovisual profesional navarro.

Bolante baten historia (Historia de un volante) relata la desaparición forzada en 1980 de José Miguel Etxeberria Álvarez, Naparra, miembro de los Comandos Autónomos Anticapitalistas. Entre comunicados cruzados, reivindicaciones varias e indiferencia judicial, su familia intentó dar una respuesta a la desaparición. Tras más de cuarenta años, es Eneko quien ha cogido el testigo de la búsqueda de su hermano para cerrar la herida que lleva tantos años abierta.
Rodada en euskera y castellano, la película, de 90 minutos de duración, se centra en la transformación de Eneko Etxeberria y su familia para abordar cómo se enfrenta una sociedad a su pasado, cómo avanza después de un conflicto violento para pasar página a partir de los principios universales de Verdad, Justicia y Reparación.
Dirigida, escrita y con la fotografía de Iñaki Alforja e Iban Toledo, Danel Ciaurriz (Rocketsound) es el responsable de sonido, Kanakldude se encarga del montaje y Pello Ramírez firma la música. Lucia Ezker es la directora de producción. Alforja y Toledo son productores ejecutivos. El cartel del film es obra de Natxo Leuza a partir de una foto de Joseba Zabalza publicada en su libro “Nombres para recordar/Gogoan hartzeko izenak”.
El  film  es  una  coproducción de la guipuzcoana On produkzioak, la navarra Iñaki Alforja y la francesa VraiVrai Films. Se presenta en 2019 en el festival Sunny Side of the Doc –en la localidad francesa de La Rochelle– y en distintos foros organizados por la Asociación de Productoras Audiovisuales Independientes del País Vasco (Ibaia).  Cuenta con el apoyo de la Diputación Foral de Gipuzkoa; EiTB; el Instituto de la Memoria del Gobierno de Navarra y Gogora del Gobierno Vasco; Kanaldude (TV Iparralde); Gobierno Vasco; Centro Nacional de Cine e imágenes animadas (CNC) de Francia; y Gobierno de Navarra.  Asimismo,  participa  en  una  campaña  de  micromecenazgo  en  la  plataforma  Verkami  con  la  que colaboran casi 400 mecenas. Además, han aportado material de archivo  las  filmotecas  vasca  y  navarra  y  algunos  particulares.  El  proyecto  también  ha  sido  seleccionado  en  distintos  talleres,  como  el  de  coproducción  internacional  organizado  por  Media Euskadi o el de Foro profesional de cine documental Zinebi Networking.
Matrioskas, las niñas de la guerra es una producción de Haruru Filmak, Sincro Producciones y Pyramide Production que cuenta con la ayuda de Gobierno Vasco, Diputación Foral de Gipuzkoa, Gobierno de Navarra, Eurorregión, Región Nouvelle-Aquitaine, Kanaldude, Centro National du Cinema et de l’image animée, y EiTB, y el apoyo de CIMA Mentoring, y Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de Los Baños (EICTV).
La opera prima de Helena Bengoetxea se acerca a cuatro “niñas de la guerra” que durante la contienda civil española fueron enviadas a Rusia siendo niñas y, tras la Segunda Guerra Mundial, emigraron a Cuba. Cuatro mujeres, hijas del exilio, que son desconocidas en su país de origen y olvidadas en el de acogida.
Teresa, Alicia, Araceli y Julia son cuatro ancianas nonagenarias, aparentemente comunes, que esconden cuatro vidas extraordinarias marcadas por el desarraigo y el exilio: de España a Rusia y después a Cuba. Mujeres hechas a sí mismas y heroínas de su propia trayectoria, sus recuerdos del hambre, el frío y la guerra se entremezclan con la nostalgia por un hogar que las acogió y ya no existe, la lejanía de un territorio que apenas conocen y, para algunas, la vuelta a un país que no es el que soñaron.