«Los fotogramas de nuestra memoria», campaña para recuperar el patrimonio filmográfico de Navarra

La campaña “Los fotogramas de nuestra memoria” es un proyecto, puesto en marcha esta semana, con el que se quiere recuperar el patrimonio filmográfico de la Comunidad Foral. Se trata de una iniciativa permanente que han puesto en marcha, de forma conjunta, el Archivo de la Filmoteca de Navarra y la Red de Bibliotecas Públicas.

De esta manera, se persigue cumplir un doble objetivo. Por una parte, dar a conocer la labor del Archivo Filmográfico de Navarra como depositario y conservador de los documentos fílmográficos de la sociedad navarra. Y por otra, habilitar a las bibliotecas públicas de todo el territorio como intermediarias entre el Archivo Filmográfico y las personas particulares propietarias de vídeos domésticos en diferentes formatos, para contribuir así a la preservación del patrimonio y la memoria locales.

Así, “se conserva tanto la memoria individual, ya que el material fílmico es muy sensible y se estropea con facilidad, como la memoria colectiva de las localidades pequeñas, que de otra forma quizá se perdería”, recuerdan los promotores de esta iniciativa.

Para ello, las entidades impulsoras del proyecto invitan a la ciudadanía, y también a ayuntamientos, colectivos, asociaciones, clubes, empresas, etc., a depositar sus materiales en alguna de las 62 bibliotecas de la Red de Bibliotecas que se han sumado al proyecto y que cuentan con los elementos de difusión de la campaña, como trípticos informativos e infografías, los impresos de donación o depósito y la “saca de la memoria” donde depositar los materiales.

La red de bibliotecas que se han sumado a esta iniciativa son: Allo, Altsasu / Alsasua, Andosilla, Ansoáin / Antsoain, Añorbe, Aoiz / Agoitz, Arguedas, Artajona, Azagra, Barañáin / Barañain, Baztan, Beriáin, Berriozar, Buñuel, Burlada / Burlata, Cabanillas, Caparroso, Carcastillo, Cascante, Cáseda, Castejón, Cintruénigo, Corella, Estella-Lizarra, Etxarri Aranatz, Falces, Fitero, Fontellas, Funes, Fustiñana, Irurtzun y Larraga.

A estas se suman Leitza, Lerín, Lesaka, Marcilla, Mélida, Mendavia, Mendigorria, Milagro, Miranda de Arga, Monteagudo, Noáin / Noain, Olaz, Pamplona / Iruña (Civican, Etxabakoitz, Mendillorri, San Jorge, San Pedro, Txantrea y Yamaguchi), Puente la Reina / Gares, Ribaforada, Roncal / Erronkari, San Adrián, Sarriguren, Tafalla, Tudela, Aranguren, Valtierra, Viana y Villafranca.

 

Entrega de materiales

El Archivo de la Filmoteca admite películas fílmicas de diferentes tamaños (35mm, 16mm, 9,5mm, 8mm, Super8…), otros formatos (magnético –VHS, Betacam…–, DVD, DCP, discos duros…), aparatos (cámaras, proyectores, empalmadoras…), documentos gráficos (revistas, libros, carteles, guiones…), y otros más (bobinas, latas, descartes, etc.).

Para formalizar la entrega existen dos opciones diferenciadas como son el depósito y la donación. En la primera, “la persona depositante puede retirar del Archivo su material cuando quiera”, explican, y se reserva la propiedad y la titularidad de los derechos de comunicación pública de las imágenes, “lo que significa que es necesaria una autorización firmada de la persona depositante para cada uso que se solicite de sus imágenes”, añaden.

En la segunda modalidad, “se ceden al Archivo Filmográfico los derechos de comunicación y reproducción pública de las imágenes”, aclaran, “si bien las personas donantes serán informadas en todo momento sobre cada uso que se solicite de sus imágenes”. En este caso, comentan que “el material pasa a ser custodiado por el Archivo Filmográfico a perpetuidad, por lo que ya no podrá ser retirado por la persona depositante”.

En ambas modalidades las personas depositantes reciben una copia del material digitalizado, “gracias a la cual podrán visionar sus imágenes siempre que lo deseen, así como editarlas para elaborar nuevos documentos con los que ilustrar aniversarios, celebraciones, etc.”, aclaran.

El Archivo de la Filmoteca salvaguarda todo el patrimonio filmográfico profesional, amateur y familiar localizado hasta el momento relacionado con Navarra. “Estos documentos constituyen la memoria del cine en un territorio rico en tradiciones y cultura, siendo sus objetivos principales conservar, proteger, documental y difundir estos contenidos”, añaden.

Para finalizar, explican desde el Archivo que se quiere evitar el rápido deterioro de los materiales fílmicos. Para ello se almacenan bajo estrictos controles de temperatura y humedad constantes. “La correcta conservación y protección del patrimonio se convierte en la acción principal del Archivo de la Filmoteca”.

De esta forma, concluyen “se inicia un riguroso trabajo de recuperación, documentación y digitalización del patrimonio filmográfico navarro”. Actualmente, el Archivo Filmográfico de Navarra almacena más de 15.000 documentos.